La nueva instalación fotovoltaica a la estación depuradora de Llucmajor comporta un 6,7% del consumo anual .
abril 5, 2018

Las obras de conexión de la red de saneamiento del casco urbano de Llucmaçanes con la ciudad estarán terminadas antes del verano.

Las obras de conexión de la red de saneamiento del casco urbano de Llucmaçanes con la ciudad estarán terminadas antes del verano.

Las obras han dispuesto de un presupuesto de 793.760 euros y se beneficiarán cerca de 300 vecinos.

En diciembre de 2015 se firmó un convenio entre el conseller de Medi Ambient, Agricultura i Pesca, Vicenç Vidal, como presidente de la Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental y la alcaldesa de Maó, Conxa Juanola, para impulsar el proyecto que conectará la red de saneamiento del casco urbano de Llucmaçanes con la ciudad.

Esta mañana, el conseller Vidal y la misma alcaldesa Juanola han visitado el estado de las obras de esta localidad donde el ingeniero Juan Manuel Delgado, director de la obra, los ha explicado en qué estado se encuentran las obras de mejora de esta infraestructura de captación y suministro de agua potable y saneamiento que la empresa Antonio Gomila, SA ejecuta por un importe de 793.760 euros y que se iniciaron en octubre de 2017. Las obras tienen previsto un plazo de ejecución de 8 meses.

Durante la visita, Toni Carreres, presidente de la Asociación de Vecinos de Llucmaçanes, ha explicado que “es una gran satisfacción, puesto que se trata de una reivindicación de los vecinos desde hacía mucho tiempo, de los cuales se beneficiarán unas 300 personas de la zona, a pesar de que fluctúa a lo largo del año”.

Por su parte, el conseller Vidal ha querido destacar la colaboración entre administraciones: “se hacen simultáneamente obras de competencia municipal, como es la red en alta del agua y las obras de saneamiento, competencia de la Conselleria, y quiero destacar el beneficio hacia el entorno, puesto que se eliminan fosas sépticas y, además, evitan molestias hacia los propios residentes”.

La alcaldesa de Maó, Conxa Juanola, ha comentado que las obras “avanzan según aquello previsto y que acabarán antes del verano. Esta infraestructura dará solución al casco urbano de Llucmaçanes y la empresa ejecutora se compromete a asfaltar todo el camí de Baix, que va hacia la acequia.”

De este importe, el consistorio menorquín ha financiado los gastos necesarios para llevar a cabo la parte de las obras que afectan las infraestructuras de captación y suministro de agua potable con 321.708,50 euros, mientras que el ABAQUA se encarga de los gastos necesarios para la parte de las obras que afectan el saneamiento con 472.051,50 euros.

Las obras constan de dos fases. Actualmente ya se ha acabado la fase II, que incluía el tramo final de saneamiento por gravedad que entronca al final del camino de Baix con el sistema de saneamiento general de Maó, concretamente en el primer pozo del colector general que a su día se hizo para el hospital Mateu Orfila. Y, a día de hoy, se trabaja en la fase I, llevando a cabo la zanja que trae la cañería de impulsión, la de baja de abastecimiento y la de fundición de interconexión entre depósitos. En paralelo, se acaba actualmente la caseta del grupo electrógeno y la tramitación eléctrica y se construye el bombeo, es decir, se ha acabado la excavación y se empieza la estructura de este bombeo.

La misma fase I prevé, así mismo, unas obras de abastecimiento consistentes en cañería en bajo de polietileno de diámetro 90 a lo largo de todo el camí de Baix y cañería de fundición de diámetro 200 desde el depósito de Llucmaçanes hasta el depósito de Malbúger. Como partida final de la construcción de esta fase I a lo largo del camino de Baix está la reposición de la zanja donde se sitúan las diferentes cañerías y la restitución del pavimento en toda la anchura del camino de Baix, que hará que este quede completamente acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *